Si tienes una meta de viaje, te resultará interesante conocer estos 30 consejos para ahorrar y viajar sin que esto implique endeudamiento innecesario.

Puedes iniciar con:

1. Establece un objetivo: es quizá el paso más importante, pues a través de éste, lograrás recuperar las fuerzas cuando pienses que todo está perdido. De ti depende, qué deseas: una semana en Cancún, conocer los pueblos mágicos de México, viajar por Europa un mes… el límite es tu deseo.

2. Elimina tus deudas: es indispensable, pues disponer del total de tus ingresos, te dejará contar con seguridad financiera para lograr tu meta. No es camino fácil, pero si empiezas ahora, estarás un paso más cerca de llegar a la meta.

3. Realiza un presupuesto: organiza tus ingresos y tus gastos, toma el control de tu dinero y tus necesidades, apégate al plan.

4. Elimina gastos innecesarios: a veces hay que sacrificar ciertos lujos o comodidades como pagar: internet, Netflix, televisión por cable, Spotify, entre otros, que, si les pones números y sumas, seguro representan una parte importante de tu ingreso.

5. Abre una cuenta de ahorro: la intención es que no tengas a disposición tu dinero, y hagas del ahorro un hábito.

6. Ahorra en divisa: traduce tu ahorro en otra moneda de mayor fuerza y estabilidad que el peso, como dólares o euros.

7. Usa el dinero inteligentemente: si recibes ingresos extra, como fondo de ahorro, aguinaldo, entre otros, utilízalo para pagar deudas o incrementar tu ahorro.

8. Establece prioridades: es decir, cuáles gastos conservarás porque son una necesidad y cuáles no, con la finalidad de lograr tu objetivo.

9. Busca una fuente extra de ingresos: la idea es generar mayores recursos económicos disponibles, para el logro del objetivo en el menor tiempo posible. Se vale vender cosas, ser chofer en tiempos libres, la imaginación no tiene límites.

10. Olvídate de los regalos por compromisos sociales: es cuestión de hablar con la familia y amigos, seguro comprenderán la situación.

11. Aprovecha los regalos: junto con el paso anterior, seguramente comprenderán la situación y, si en alguna ocasión desean regalarte algo, puedes pedir dinero que se vaya directo a la cuenta de ahorro.

12. Reduce las salidas a esas mini vacaciones de fin de semana, que representan gastos significativos.

13. Prepara tus propios alimentos: planifica tus comidas al día, haz un menú y apégate a él. Compara precios y aprovecha ofertas.

14. Cuida los servicios: disminuye tu consumo de agua, luz, gas.

15. Deja de pagar anualidades de cosas que no utilizas: como por ejemplo, la suscripción a canales de pago, que casi no ves.

16. Cambia tu plan celular: evalúa la necesidad del plan telefónico y los costos que implican, busca ofertas en otras compañías y reduce tu consumo de datos.

17. Revisa tus estados de cuenta: esto evitará que te realicen cargos no reconocidos y que no te cobren seguros que no contrataste o desconocías su existencia.

18. Bájale a la vida social: los cafecitos, bares, las idas al cine… si bien todos son escapes de lo cotidiano, el costo es bastante elevado; cambiemos por opciones gratuitas como, galerías de arte, exposiciones temporales, eventos patrocinados, entre otros.

19. Cambia las salidas por reuniones caseras: siempre será más económico organizar una reunión en casa y repartir gastos, que pagar la cuenta de algún lugar.

20. Coloca una alcancía: muchas veces extraviamos los cambios o los damos en las calles; tener una alcancía sirve para recolectar todas esas monedas que, juntas, hacen la diferencia.

21. Deja de comprar ropa, zapatos, bolsas: los accesorios, en general, no los necesitas.

22. Recicla: puedes darle una segunda vida a las cosas, evitando comprar nuevo e, incluso, vender latas, cartón u otro.

23. Vende lo que no necesitas: haz una limpieza a conciencia de tu hogar, tira aquello que sea inservible y, dona algunas cosas que no puedas vender; realiza una venta de garaje para obtener dinero extra de algo que ya no ocupas.

24. Comparte gastos: intenta buscar opciones con diversas personas, para compartir y repartir los gastos.

25. Minimiza el uso de automóvil: utiliza transporte público o camina.

26. Vende tu auto: si logras lo anterior, no lo necesitas.

27. Cuidado con los gastos hormiga: la compra de dulces, cigarros, propinas… cada peso cuenta.

28. Caza ofertas: identifica lo que necesitas y busca los mejores precios.

29. Fabrica tus propios productos: existen un sinfín de tutoriales dónde aprendes a hacer jabones, pastas dentales, entre otros, de una forma económica y ayudas al medio ambiente.

30. No te olvides del objetivo: cuando estás cansado, y piensas que es mucho el fuerzo, recuerda qué quieres lograr y lo feliz que te hará sentir.

Este plan es a mediano o largo plazo, depende de tu capacidad de ahorro y lo grande que sea tu meta. Un viaje siempre aportará nuevas experiencias y crecimiento personal, sobre todo, cuando a través del esfuerzo, se logra el objetivo.

Puedes utilizar algún incentivo gráfico, como fotografías o posters, comprar un calendario e ir marcando los días en que cumples con los pasos establecidos, así verás como el tiempo pasa y, día con día, cumples con tu propósito.

Anuncios