Existen situaciones que se presentan de manera inesperada, eventos que muchas veces no se pueden prever, como un accidente de auto, una enfermedad o incluso quedarte sin empleo.

En este último caso, salir victorioso depende de la forma en que se manejan las finanzas personales o familiares. Si te quedaras sin empleo y no contaras con un fondo de ahorro destinado a emergencias o situaciones imprevistas, muy seguramente vivirás un momento incómodo y complicado, pues la fuente de ingresos dejó de existir; provocando estrés, preocupación y escases de recursos para comprar lo necesario para ti y tu familia.

Tener una estrategia para generar un fondo de emergencia es parte esencial de la rutina diaria y te evitará tener que enfrentar situaciones imprevistas, como el quedarte desempleado sin las herramientas necesarias.

¿Alguna vez te has quedado sin empleo? Cada persona puede llegar a vivir o enfrentar esta situación desde su contexto, es decir: dependiendo con quién viva, si tiene o no dependientes económicos, si ha adquirido obligaciones financieras -como un préstamo que deba pagar-, o si cuenta con ahorros; no obstante, existen acciones que te permitirán sobrellevar este tipo de acontecimientos, un ejemplo de ello sería a través del ahorro y así evitar el sobrendeudamiento; en este escenario, no existe una cantidad precisa o ideal, con la que debería contarse para sobrevivir esa época de desempleo. Te compartimos que puedes empezar por prever el tener destinado un fondo de emergencias de al menos tres meses de tu salario, esto te permitirá enfrentar con calma la situación; ya que, los gastos y las obligaciones crediticias estarían cubiertas durante este periodo.

Recuerda que suspender los pagos causará que aumente el monto de la deuda debido al cobro de intereses. En caso de que no pudieras sobrellevar las deudas, es necesario prioriza los pagos, para apoyarte en esta tarea, te invito a preguntarte: qué es más importante pagar primero y qué es lo que puede esperar.

En este sentido, es importante considerar que, cuando se tiene una deuda y se presenta una circunstancia que impida cumplir con el compromiso, una buena alternativa es acercarnos a la persona o institución que nos prestó el dinero para poder plantear la posibilidad de un plan de pago, una prórroga o simplemente poder evaluar las alternativas que puedan ofrecer.

Es por ello que, contar con un fondo de emergencia, a modo de prevención, nos ayudará a enfrentar situaciones imprevistas de una manera más tranquila y evitar el sobreendeudamiento.

Considera que nunca es tarde para comenzar a ahorrar, pues el ahorro tiene distintos fines, desde planear unas vacaciones, comprar una nueva computadora o para imprevistos. Piensa que quedarse sin dinero puede poner en riesgo la estabilidad económica al presentarse una enfermedad o un accidente.

Recuerda: una buena cultura del ahorro puede sacarnos de muchos apuros y ayunarnos a concretar metas financieras.