Alguna vez te has preguntado: “¿En qué se te va el dinero? ¿Cuánto gasto semanalmente? ¿Por qué no me rinde según lo que planee? Para responder esto es indispensable conocer tus finanzas y generar un presupuesto familiar que te ayuda a identificar tus ingresos y gastos, sanar tus finanzas y lograr tus metas. Este sencillo ejercicio te proporcionará las bases para identificar cuál es tu situación financiera actual. Como ves: ¡la respuesta está en tus manos!

Hay personas que piensan en la planeación financiera, como un freno para las decisiones económicas cotidianas; sin embargo, aprender el buen hábito de llevar un presupuesto viable y actualizado en gastos, permite ser prudentes en el manejo de sus recursos. Recordemos, que la educación financiera, no se aprende en la escuela, sino a través de las experiencias, y éstas no siempre son agradables; una mala cultura financiera, puede llevar a una persona al endeudamiento accidental.

Identifica tus ingresos y tus gastos: Para generar un autoconocimiento sobre tus finanzas, será necesario identificar dos grupos principales en cuanto a tu presupuesto:

  1. El ingreso se refiere a toda entrada de dinero que existe de manera personal (si el presupuesto es para un sólo individuo) o grupal (si se elabora un presupuesto familiar). Los ingresos fijos son aquellos que se reciben en un mismo periodo de tiempo y cuya cantidad es idéntica cada vez que se recibe, por ejemplo, el salario semanal, quincenal o mensual. Los ingresos variables son aquellos que no tienen regularidad temporal ni de valor, puede ser las comisiones o prestaciones laborales.
  2. El egreso es todo aquel gasto que se realiza, cada moneda que sale de los ingresos. Estos se subdividen en cuatro importantes grupos:
  • El gasto obligatorio es el que se debe realizar de manera forzosa, pues si no se realiza puede traer grandes consecuencias, por ejemplo, el pago de la mensualidad de una hipoteca; por tanto, no se pueden disminuir ni eliminar.
  • Los gastos necesarios son aquellos indispensables para la vida diaria, pero que si son susceptibles de disminuir su costo; por ejemplo, la compra de alimentos, pago de servicios básicos como agua, luz y gas.
  • Nos encontramos ante un gasto ocasional cuando adquirimos bienes o servicios que no son necesarios ni frecuentes, por ejemplo, ir al cine o comprar ropa.
  • Por último, hay gastos que se realizan de manera casi inconsciente o por rutina y que, por su cantidad mínima, no se perciben como importantes; estos son conocidos como gastos hormiga, y se tratan del café matutino adquirido preparado en un establecimiento, la golosina comprada durante el día o hasta la propina que se da a quien empaca las cosas del súper.

Ejercicio 1: En la siguiente tabla anota cada ingreso que recibas en la semana, señalando la cantidad recibida y el motivo. También anota cada compra realizada o el dinero que salga de tus ingresos durante una semana, especificando cantidad gastada y en qué se empleó el mismo.

Ingresos Gasto
Cantidad ($) Motivo Cantidad ($) Motivo
       
       
       
       
       
       

Ejercicio 2: Realiza tu presupuesto: ya que identificaste tanto ingresos como egresos, hace falta clasificarlos conforme a lo aprendido: fijos y variables; obligatorios, necesarios, ocasionales y hormiga. Colócalos en la siguiente tabla:

Ingresos Egresos
Fijos Variables Obligatorios Necesarios Ocasionales Hormiga
           
           
           
           
           
Total:   Total:

¿Qué tan sanas son tus finanzas?

Para saber cuál es el equilibrio entre los que percibes y lo que gastas, resta el total obtenido de tus egresos (de los cuatro grupos) al total de tus ingresos fijos.

Nota importante: El ingreso variable no se considera dentro del presupuesto, pues estas cantidades de dinero no son seguras, así que pueden aplicarse a un fondo de ahorro o al fondo de emergencias.

Para saber con mayor certeza si tus finanzas son sanas, te recomendamos repetir este ejercicio durante un par de meses. El conocer tus gastos exactos te ayudará a tomar decisiones y comenzar a ahorrar para esas tan ansiadas vacaciones en la playa. Si tuviste problemas, comunícate con Orienta PAE para asistirte y apoyarte a mejorar tu economía.

Anuncios