Aunque es normal que en el noviazgo surjan diferencias, no siempre las diferencias se resuelven de manera pacífica ni a través de la negociación. Puede surgir en alguna de las personas -o ambas- la necesidad de competir o buscar el dominio en la relación, en ambos casos esto puede desencadenar alguna de las formas de violencia.

Algunas señales de alarma en la relación con tu pareja son:

  • uso de apodos que desagradan
  • burlas frente a amistades
  • presencia de celos
  • el control de tus actividades y demás relaciones
  • la presencia de “manoseos”
  • uso de fuerza para el encuentro físico
  • amenazas o chantajes
  • violencia física y sometimiento para tener relaciones sexuales.adobestock_88387891

De existir cualquiera de las señales anteriores, es muy probable que la violencia aumente o se pase de un tipo de abuso a otro; te sugerimos darle importancia a estos eventos, reconocer la opinión de aquellas personas que se preocupan por nuestro bienestar y, sobre todo, estar conscientes de las consecuencias que esto genera en nuestro interior. Recuerda que no solamente las mujeres son víctimas de violencia en el noviazgo, también los hombres pueden estar viviéndola. Solicitar y recibir apoyo profesional facilita reconocer las ataduras emocionales que nos mantienen dentro del círculo de la violencia.

 

Anuncios