De manera general, los microorganismos (virus, bacterias, hongos, etc.) tienen diferentes clasificaciones que permiten su identificación. En el caso de los virus, existen varios tipos que causan infecciones de vías respiratorias, por ejemplo: los rinovirus (causan la gripe o catarro común), los adenovirus, el virus de la influenza. Este último, y dependiendo de sus características, se clasifica con letras y números; tal es el caso de la influenza AH1N1.

La influenza causada por AH1N1 se consideró una pandemia en el 2009; es decir, la enfermedad afectó a una gran cantidad de personas en diferentes países. Esta enfermedad tiene síntomas muy similares al catarro común pero se presentan con mayor intensidad. Si no es tratada manera adecuada puede causar el fallecimiento de la persona afectada.

El modo de contagio es similar entre la gripa, el catarro común y la influenza; por contacto directo, es decir que la persona enferma tosa o estornude frente a otra persona, o que queden resto de fluidos (saliva, mucosidades) de personas afectada en objetos y superficies. Se tiene conocimiento que estos microbios puede sobrevivir en una superficie entre 48 y 72 horas después de ser expulsados. Conocer esto es crucial para prevenir el contagio.

Según los criterios establecidos, se deben de presentar 3 síntomas característicos:

  • Fiebre mayor a 38°C
  • Tos
  • Dolor de cabeza

Además, uno o más de los siguientes síntomas:

  • Escurrimiento y enrojecimiento nasal
  • Congestión nasal o nariz tapada
  • Dolor en articulaciones, músculos
  • Decaimiento
  • Dolor de garganta, pecho o estómago
  • Diarrea

Ante cualquier malestar es importante acercarse a su médico.

Anuncios