El pie diabético es una complicación de la diabetes. Es más frecuente en aquellos pacientes que no llevaron un control adecuado de su padecimiento. Además de la diabetes, los niveles altos de colesterol y la hipertensión, complican este padecimiento, pero no excluye a quienes sí estuvieron controlados.

Las principales características son: falta de sensibilidad (llamada neuropatía) y una circulación deficiente (se llama vasculopatía). Estas condiciones generalmente son complicaciones de la diabetes al ocasionar que los nervios periféricos vayan perdiendo esa sensibilidad porque se destruye una cubierta que tienen que se llama mielina y la acumulación de colesterol en las arterias ocasiona disminución en la circulación.

Esta condición favorece la presencia de pequeñas úlceras en los pies que, como son indoloras, pasan desapercibidas por el paciente. Pero van creciendo, se infectan y frecuentemente terminan en amputaciones.

El calzado es muy importante para el paciente diabético: debe ser lo más suave posible. Es necesario que, al menos una vez a la semana, algún familiar revise los pies de su enfermo para que -en caso de que apareciera una ulcera- se acuda al médico de inmediato.

Es muy importante mencionar que al cortarse las uñas, se pueden lesionar; pero como no sienten esa pequeña herida se puede infectar y terminar en amputación. Por esta razón se sugiere que no se corten las uñas de los pies de los diabéticos sino que se limen; así se evitaran las heridas y sus complicaciones.

Anuncios