El Ébola es una enfermedad causada por un virus, el cual proviene principalmente de África. Este virus puede afectar a los murciélagos, chimpancés, gorilas, monos, antílopes, puercoespines y es transmitido al ser humano cuando se pone en contacto con la sangre, órganos, fluidos o líquidos corporales de estos animales.

El contagio de persona a persona se da cuando las mucosas (boca, vagina, conjuntiva del ojo) o heridas abiertas, tienen contacto con órganos, fluidos o líquidos corporales de las personas infectadas.

Cuando el virus entra al cuerpo, tarda entre 2 a 21 días para provocar síntomas. Hay que tener en consideración que la persona comienza a ser contagiosa, es decir, que transmite la enfermedad,hasta que los síntomas empiezan. Estos síntomas son:

  • Fiebre repentina.
  • Debilidad importante.
  • Dolor en músculos, cabeza, garganta
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Aparición de manchas rojizas en la piel
  • Falla en algunos órganos como riñones e hígado
  • Hemorragias o sangrados abundantes

Se necesitan realizar diversas pruebas para dar el diagnóstico definitivo de Ébola; pero lo más importantes es investigar si existe un antecedente de contacto con una persona o animales sospechosos. En la actualidad no hay un tratamiento específico, únicamente se utilizan medidas que mejoren la salud y calidad de vida de la persona afectada.