Utilizar los Meses Sin Intereses (MSI) puede ser una excelente opción al adquirir productos que necesitamos, sin embargo, deben ser utilizados con precaución. Las promociones de MSI son, efectivamente y como su nombre lo indica, sin intereses; siempre y cuando se cumpla adecuadamente con el pago de cada parcialidad ya que, en caso de incumplir con alguno de los pagos y dependiendo de tu banco, podrían exigirte el pago en una sola exhibición además de cargarte los intereses del periodo.

Antes de adquirir un producto pregúntate si en realidad lo necesitas o si sólo lo compras porque puedes pagarlo en mensualidades. Las compras por impulso puede ser peligrosas, ya que adquieres cosas que no estaban previstas en tu presupuesto y comprometes tus ingresos.

Debes comparar el precio del producto en distintos establecimientos antes de comprarlo, así podrás darte cuenta de que realmente lo estas adquiriendo al mejor precio.

Verifica el número de pagos a los que te estás comprometiendo y proyéctalos en tu presupuesto.

Utiliza este esquema de MSI para adquirir bienes duraderos, cuyos beneficios continúen más allá de tu deuda.

Es conveniente que lleves un registro de cómo utilizas tu tarjeta para tener mayor orden financiero.

Analiza tu capacidad de pago: si abonas a tu tarjeta sólo el pago mínimo, puedes terminar pagando hasta 7 veces el monto del crédito original en un lapso que puede rebasar incluso los 20 años.

Paga -cuando menos- el doble del mínimo. De este modo, el monto final y el tiempo de pago se reducen de forma significativa.

Recuerda que, si no cumples con una de las mensualidades, ésta se convierte en deuda ordinaria y comenzará a generar intereses y esta es la parte más cara de la deuda.

adobestock_109520802

Toma en cuenta que las mensualidades de lo que compras se sumarán a las de otros productos que hayas adquirido bajo este esquema, así como el monto total de la deuda que tengas en tu tarjeta. Debes considerar que, de varias mensualidades pequeñas, puede resultar una cantidad grande cuando llegue la fecha de pago. En muchos estados de cuenta incluyen el concepto “pago para no generar intereses”. Trata de pagar la cantidad que tu banco te indique bajo este rubro pues, de este modo, financiarte con tu tarjeta no te costará un solo peso.