A pesar del esfuerzo que hacen el Sector Salud, las asociaciones civiles y muchos famosos en todo el mundo por crear conciencia para frenar el avance de las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS); los cuidados para evitar contraerlas y propagarlas no se llevan a la práctica en todos los encuentros sexuales, y las cifras de la Secretaría de Salud nos muestran un aumento escalofriante en los casos de ETS. Hablando solamente del VIH, actualmente México ocupa el 3º lugar en América -después de Estados Unidos y Brasil- en cuanto al número de casos de SIDA notificados en portadores hetero y homosexuales. Recordemos que, para evitar cuestiones de discriminación,  los portadores del virus no están obligados a declarar la enfermedad; pero la realidad es que muchos simplemente no saben que la padecen.

Si bien ninguna de las conductas sexuales consensuales entre adultos debe ser juzgada, sí deben ser responsables en términos de salud personal y pública. Aunque se busque solamente el placer individual, no debe dejarse de lado nunca el compromiso que esto conlleva con los demás.

Al segundo trimestre del 2016, CENSIDA estimó que hay unos 184,304 mexicanos viviendo con VIH y SIDA, cuando en el 2012 se contemplaban solamente 111,556  casos de personas afectadas; con lo que hubo un aumento del 65% en tan solo 4 años. De esta cifra, 1 mujer de cada 5 hombres infectados, tiene SIDA. Y es que, contrario a lo que se cree, cualquiera –sin importar la preferencia sexual-  está en riesgo, no solamente la comunidad gay.

copia_de_bichos_4

Lo que da paso a otro panorama desgarrador. La discriminación, no sólo por la preferencia sexual sino también por el género, impacta directamente a un sector de la población Lésbico, Gay, Bisexual,Transgénero, Transexual, Travesti e Intersexual (LGBTTTI) que, aparentemente, no está ni siquiera contemplado en las campañas de salud para la prevención del SIDA; donde el uso del condón es la principal arma para evitar el contagio. Nuevamente las mujeres corren un gran peligro por falta de información.

¿Qué pasa específicamente con las lesbianas? ¿Quién les brinda orientación sobre el uso de algún método de barrera para prevenir el contagio, o quién les habla sobre prácticas sexuales de alto riesgo aunque estén en una relación monógama?

copia_de_bichos_2

Uno de los pocos estudios sobre ETS entre mujeres homosexuales se realizó y publicó en Estados Unidos en el 2005 en la revista “Perspectives on Sexual and Reproductive Health” (Perspectivas sobre la Salud Sexual y Reproductiva); demostró que muchas de las participantes no creían que, por ser lesbianas, tuvieran necesidad alguna de usar métodos para protegerse, pues no hay riesgo de embarazo. Pero tampoco contemplaron a las ETS como un peligro, ya que en toda la información dada para prevenirlas, hay un falo de por medio.

La realidad es que a 11 años de este estudio, y a casi 35 desde la aparición de los primeros casos de SIDA en el mundo, se sigue desatendiendo el derecho básico que tienen las mujeres de recibir información para evitar el contagio del SIDA y otras ETS, SIN IMPORTAR sus preferencias sexuales.

¿Qué tiene que suceder entonces para crear una conciencia real sobre lo importante del mensaje?

Se debe tener en mente que aún y cuando es posible tener un total acceso a la información, no todo está dicho ni se actúa con congruencia. Nadie debe correr riesgos NUNCA.

Para comprender un poco más los cuidados que se deben tener al momento de intimar con alguien, comencemos por dividir las infecciones por contacto y por intercambio de fluidos. En las primeras -como herpes, virus de papiloma humano o sífilis– puede haber contagio aunque no haya penetración ya que, tan sólo con entrar en contacto con piel infectada, se puede dar la transmisión (manos, boca, genitales). Por intercambio de fluidos  podemos contraer hepatitis B, VIH,  clamidia o gonorrea; y aunque su incidencia es menor que en las infecciones por contacto, recordemos que bajas posibilidades aún son posibilidades.

Las enfermedades se combaten con información y conciencia; acércate a los especialistas en salud para que te brinden una orientación precisa y te ayuden a resolver todas tus dudas de manera veraz. Haz conciencia; experimenta tu sexualidad de manera justa y protégete siempre.

copia_de_bichos_3

“No seré una estrella de rock. Seré una leyenda”

Freddie Mercury

Vocalista, músico y compositor que fue conocido internacionalmente como líder de la banda de rock británica Queen; también es famoso por haber sido una de las primeras celebridades en declararse abiertamente portador del SIDA. Falleció a los 45 años; un día después de hacer pública su enfermedad. Inmediatamente después de su muerte, y como parte de su legado, los miembros de Queen tomaron la decisión de recaudar dinero y hacer conciencia sobre el SIDA en su memoria, organizando en 1992 el “Freddie Mercury Tribute Concert”. Así mismo, se creó la fundación “Mercury Phoenix Trust” para distribuir los fondos recaudados de este concierto; pero su importancia y relevancia la han mantenido vigente en numerosas actividades de recaudación de fondos contra el SIDA hasta la fecha.