“Al mal tiempo, buena cara”.

Lo pesado de “Tener que hacer”

Mucho se dice sobre hacer deporte, llevar una buena alimentación, dormir reparadoramente y pasar tiempo con los hijos pero, pocos creen que es realmente posible sin generar más estrés. Y subrayo realmente porque cuando vamos al médico, vemos tele o escuchamos el radio, todos los promotores de los buenos hábitos parecen tener una rara mezcla entre una determinación de hierro y tiempo de sobra.  Y es que ¿cómo hace entonces el compañero de al lado para tener esos cuadritos en el abdomen, o cuántas horas deja de dormir nuestra amiga para traer comida casera deliciosa y sana? Si bien es cierto que gran parte de mejorar los hábitos de vida es el compromiso con nosotros mismos; poco se habla de la autogestión para conseguirlo.

Estrategia Infalible

La autogestión es una estrategia; es la capacidad para auto administrarnos, para mejorarnos en todo lo que hacemos. Es la que nos da libertad para realizar lo que queremos, pero también, la que nos deja sin el cómodo lugar para escondernos si algo falló. La meta es conseguir auto gestionarnos al grado de poder cumplir con todo lo planeado, dando tiempo a imprevistos, sin causarnos más estrés.

Si los demás tienen tiempo para hacer varias cosas y nosotros no, debemos evaluar si realmente estamos administrándonos de la mejor manera. En verdad ¿no te rendiría mejor el día si te levantaras en cuanto suena la alarma, y usas esos 27 minutos para saltar la cuerda, en vez de perderlos al posponerla 3 veces? ¿Qué tal si destinas una tarde a la semana para cocinar saludablemente con la ayuda de la familia y congelas todo en porciones separadas listas para servir?

Piensa en tu tiempo como en un montón de monedas que tienes para gastar diariamente. Podrías “ahorrar” o incluso “ganar” algunas monedas al mejorar tus tiempos si dejas, por ejemplo; el agua de tu café lista en la taza para no correr en la mañana, tu computadora cargada y guardada junto con tus cosas cerca de la puerta, las medicinas que tomas en el desayuno junto a un vaso con agua en la cocina… Ahora, seguramente te preguntas ¿en qué momento “ahorro” si llego muy tarde y con cansancio extremo a la casa después de trabajar TODO el día?

Si todo se complica, simplifica

Tienes que saber que puedes comenzar con la autogestión y el modo ahorro de tiempo en cualquier lugar y momento del día; puedes auto gestionar desde lo más pesado y complicado, hasta las cosas más sencillas de la vida. En la oficina, puedes reducir tiempos de “trabajo extra en casa” si le das prioridad a tu productividad sobre el tiempo que inviertes en checar las redes sociales; si delegas responsabilidades y anotas todos tus pendientes para poder ordenarlos por importancia y tiempos de entrega. En casa, puedes tomar conciencia desde que entras e inviertes monedas al evitar dejar tu ropa y cosas tiradas por el pasillo mientras avanzas hasta la recámara,  proponiéndote no gastar las monedas del siguiente día en la mañana dejando en su lugar las llaves del carro. Invierte y guarda tiempo uniendo actividades. Mientras platicas sobre el día con tu pareja e hijos, prepara tu desayuno y comida para mañana; deja seleccionada y lista tu ropa mientras ves televisión y te cambias la pijama, realiza pagos por internet para no perder tiempo en trayectos ni en filas de bancos y comercios. Evítate estrés innecesario.

Date cuenta que tu rutina tiene lo que Steve Jobs, fundador de Apple y Pixar, llamaba“demasiado aire”.

Cuando los ingenieros de Apple terminaron el dispositivo que tendría por nombre Ipod; se lo entregaron a Jobs emocionados, pues no había nada como eso en el mercado. Cuando Jobslo sostuvo, les dijo: “Aún tiene demasiado aire”.

Incrédulo, el equipo de expertos justificó el diseño, argumentando que era la tecnología más compacta disponible. Jobs, viendo que había demasiado espacio desaprovechado en el prototipo, lo dejó caer en una jarra con agua para probar su punto, y mientras todos observaban las burbujas que salían del aparato, ordenó: “Mantegan el diseño simple, y cuando lo logren, simplifíquenlo aún más”.

Recuerda que en nuestras rutinas, como en los aparatos de Apple, la simplicidad, el orden, y el ahorro de tiempo se pulen y construyen poco a poco. Concéntrate en establecer una estrategia simple pero efectiva y disfruta de todas tus actividades; así se harán menos tediosas.