Anorexia y Anorexia Nerviosa

El término anorexia consiste en la reducción del apetito, lo que puede llevar a que la persona comience a ingerir menos alimentos. Por otro lado, la anorexia nerviosa es la enfermedad psiquiátrica más frecuente entre las mujeres jóvenes, y se caracteriza por la realización de dietas estrictas con pérdida significativa de peso junto con un miedo desproporcionado a su ganancia.

Esta enfermedad conlleva múltiples complicaciones derivadas -tanto de la desnutrición que origina- como de los métodos empleados para la pérdida de peso.

Algunas Cifras del Sector Salud en México

  • En México se estima que el 90% de los pacientes que padecen anorexia y bulimia son mujeres, dejando un 10% a hombres que las padecen.
  • Cada año se registran 20 mil casos de anorexia y bulimia;  la edad promedio de inicio de estos padecimientos fluctúa entre los 14 y los 17 años.
  • El 57% de los adolescentes enfermos pueden llegar a tener una vida normal con tratamiento médico. De estos, el 40% presenta una curación total, mientras que el 3% de los adolescentes fallecen antes de empezar algún tipo de tratamiento.

Tratamiento y Rehabilitación Nutricional

El tratamiento de esta afección exige un abordaje multidisciplinario (médico, psicológico, nutricional) y especializado, que se puede efectuar en distintos niveles asistenciales -tanto ambulatorio como hospitalario- dependiendo de la situación clínica de los pacientes.

Durante el proceso de rehabilitación nutricional, se pretende la recuperación de un peso mínimo saludable, la normalización de la conducta alimentaria, así como la corrección de las secuelas físicas y psicológicas de la malnutrición. El tratamiento inicial debe enfocarse hacia la restauración del peso y, para alcanzar los objetivos propuestos, se seleccionará la vía de acceso de alimentación más apropiada; la vía oral siempre será la de elección, y se optará por la nutrición artificial sólo en situaciones de falta de cooperación.

La rehabilitación nutricional debe estar constituida por un plan de alimentación equilibrado, con proporciones normales de proteínas, grasas y carbohidratos, así como de vitaminas y minerales. Al inicio del tratamiento puede que no sea posible recomendar estas cantidades óptimas, sino que debe adecuarse hasta cierto punto a lo que consume el paciente, para de esta forma evitar angustia, estrés y el síndrome de realimentación. Estos trastornos son resultado de cambios hormonales, es decir, de una serie de complicaciones neurológicas, cardiológicas, hematológicas, neuromusculares y pulmonares, que se presentan como resultado de la reintroducción de alimentos en pacientes malnutridos.adobestock_81545463-1

Deben existir 3 tiempos de comida principales: desayuno,  comida y cena, así como dos colaciones o refrigerios, una  en la mañana y otra en la tarde. De ser necesario, si no  se alcanza el requerimiento de energía, es posible optar  por suplementos alimenticios que contengan azúcar, leche  o aceite, vigilando siempre la tolerancia de la persona.

Con respecto a las comidas, se busca que los alimentos  sean lo más rico nutricionalmente posible; si toman leche,  procurar que sea entera o semidescremada, el huevo  debe ser entero; incluir por lo menos una porción de carne de cualquier tipo, alimentos fuentes de carbohidratos complejos como la papa, arroz, pasta;  el consumo de azúcares y grasas se puede incluir sin problema.

El tiempo de reposo luego de las comidas es de 30 minutos, procurando que, en este periodo, el paciente realice una actividad que lo distraiga de su angustia. Se recomienda que la persona esté acompañada por un miembro del equipo de salud o de un familiar para que lo apoye, reconforte y vigile su relación con la comida. Con todo lo anterior, se busca que el paciente recobre la buena relación con la comida, sin pensar constantemente en términos de calorías y porciones, sino en lo que es mejor para su salud para que, posteriormente, logre tomar decisiones para su autocuidado.

Lo más importante, sin lugar a dudas, es que se busque ayuda profesional. 

Anuncios