Las finanzas personales o familiares son algunos de los temas que más nos preocupan. Según Roberto García, director de responsabilidad social de SAP México, hay una escasa educación financiera en nuestro país, lo que genera crisis bastante delicadas en las personas, al no saber manejar el crédito y no tener una buena capacidad de ahorro.

Para evitarlo, te explicamos por qué es tan importante encontrar tu punto de equilibrio financiero:
Punto de equilibrio es el momento en que los ingresos son iguales a los gastos; sin ganar ni perder. Cuando se logra, inicia una época de calma financiera personal para pensar en el futuro, sin sentir agobio por cómo se habrán de pagar las deudas adquiridas. Una vez que se ha llegado al equilibrio financiero , podemos concentrarnos en elaborar planes de acción que nos permitan enfrentar situaciones inesperadas; idear y concretar mejoras en la vida  personal o en la de la familia.
Ahora veamos qué amenazas impiden conseguir el equilibrio:
  1. No contar con conocimientos financieros básicos.Desafortunadamente para nosotros, este tipo de información rara vez se proporciona en la escuela, y si no se elige una carrera que imparta administración o contabilidad, difícilmente alguien nos enseñará a tomar decisiones financieras saludables. Es probable que nuestros padres vivieran esta misma situación y hayan llegado a la conclusión “por las malas” de que lo mejor es no enredarse en temas bancarios.
  2. Usar instrumentos financieros sin saber las reglas del juego. Al contratar un producto financiero con alguna institución bancaria, llámese préstamo o tarjeta de crédito, desconocemos de entrada, lo que realmente implica adquirir una responsabilidad de este tipo. Las tarjetas, por ejemplo, tienen las tasas de interés más altas de mercado; según el Banco de México en promedio rondan en 30 % anual aunque hay bancos que alcanzan a superar el 60%. Para tener una idea de lo grave del asunto, tengamos en cuenta que un crédito hipotecario cobra, en promedio,  12 por ciento. Supongamos que tienes una deuda de 10 mil pesos en una tarjeta que cobra 40% de interés anual; si se hace el pago mínimo (sin seguir usándola y sin atrasarse con ningún pago para no generar MÁS intereses), tardarías 14 años y 6 meses en liquidar el saldo, el cual no sería ya por los 10 mil pesos originales, si no por casi 55 mil. ¿Quién querría hacer esto?
  3. No estar situados en nuestra realidad financiera. Es desgastante y poco redituable luchar contra viento y marea con tal de alcanzar la situación económica de los demás. Esta es algo tan personal como el salario que cada uno recibimos, y nunca sabremos cuáles son los gastos totales que puede permitirse el otro por mantener cierto estilo de vida.
Pero no todo está perdido. Para contrarrestar la ansiedad que nos genera caer o estar en una situación como la anterior, recordemos lo siguiente:
  • Antes de realizar nuevos gastos, debemos saber cuánto dinero es el que realmentetenemos para liquidar el saldo al corte del siguiente estado de cuenta y hacer un buen manejo de nuestra tarjeta para financiarnos y no descapitalizarnos aprovechando (sin abusar) los meses sin intereses . Esto además, nos permitirá acumular los puntos que por lo regular se otorgan; con lo cual ahora el banco nos estará pagando por usarlas.
  • Contar con la ayuda de expertos que puedan orientarnos de manera personal al tomar decisiones financieras también es crucial. Su asesoramiento nos ayudará a decidir si nos conviene aceptar una herramienta crediticia o si estamos ante contratos que simplemente son abusivos.
Con su visión general y profesionalismo, tomaremos decisiones basadas en hechos y no en percepciones para planificar una vida financiera cimentada en un real y asequible equilibrio que nos permita estar concentrados y enfocados en todas nuestras actividades diarias.
Recuerda que, después de todo, nadie está peleado con su dinero.
Anuncios